Screen Shot 2021-02-20 at 2.48.32 PM.png

CAPÍTULO 1

Salud por los nuevos capítulos

To play, press and hold the enter key. To stop, release the enter key.

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom

Versión original en inglés aquí | Traducido par Josué

ERIC:

    Incluso después de estar juntos durante un año, mi novio no pudo superar el hecho de que tenía dos padres gays. No es que lo culpe realmente, estaba acostumbrado a las reacciones de la gente. Puede que no sea inusual conocer a parejas gays con niños ahora, pero esa no era realmente la tendencia hace 21 años cuando nací. 

    Además, la familia de Will apenas lo apoyaba, así que envidiaba lo cerca que estaba de mis padres. Los padres de Will se separaron cuando él era un bebé, se casaron con otras personas y tuvieron más hijos con ellos. Así que, aunque tenía dos familias, Will nunca se sintió parte de ninguna de ellas. Tanto su padre como su padrastro eran estrictos, y nunca forjó un vínculo significativo con ninguno de ellos. 

    Por otro lado, yo no podría haber pedido más apoyo de mis padres. Vivíamos en una gran casa en el medio de la nada, así que los tres pasábamos mucho tiempo juntos. Fui a la escuela durante los primeros seis años y odié cada minuto de ella. Debido a los problemas con los bullies y los profesores sin apoyo, mi padre David decidió educarme en casa (con mi otro padre Sven ayudando ocasionalmente). Antes de convertirse en escritor de tiempo completo, David fue profesor universitario, y fue un excelente maestro. Me aceptaron fácilmente en la universidad de mi elección, que es donde conocí a Will al principio de nuestro último año.

    La peor parte de la universidad fue estar al otro lado del país, lejos de mis padres. Aunque se tenían el uno al otro, no tenían muchos otros parientes; la familia de Sven estaba en Alemania y David no ha estado en contacto con su familia desde que salió del clóset en los 80. Yo no estaba seguro de lo que quería hacer después de la universidad, pero sabía que quería volver a acercarme a ellos, tanto por su bien como por el mío.

    A medida que se acercaba la graduación, Will y yo seguíamos siendo pareja y empezamos a hablar de mudarnos juntos. Esa idea pareció desmoronarse en cuanto empezamos a buscar apartamentos y nos dimos cuenta de que no podíamos pagar nada. Will estaba especialmente triste, ya que no podía contar con ninguna ayuda de su familia. Así que se me ocurrió una idea.

    "¿Por qué no nos mudamos con mis padres?"

    "¿Qué?" dijo Will mientras estábamos en la cama desnudos y sudorosos un domingo por la tarde, después de haber tenido sexo la mayor parte del día. (Will y yo solicitamos ser compañeros de habitación poco después de empezar a salir, lo que significaba que pasábamos la mayor parte del tiempo libre en nuestra habitación, desnudos y follando.)

    "Sí, nos dará la oportunidad de ahorrar durante seis meses o un año, y tener nuestra propia casa tan pronto como podamos pagarla."

    "¿Tus padres estarán de acuerdo con esto? ¿Les has hablado sobre esto?" preguntó sentado, con mi semen seco brillando en su pecho. Su carga estaba a salvo dentro de mí.

    "No aún, pero estoy seguro de que estarán de acuerdo. Mis padres nunca me dicen que no".

    "No estarán un poco… incomodos", dijo acariciando suavemente mi pelo.

    "No has estado en mi casa, es enorme. Hay como tres habitaciones de sobra, estaremos bien."

    "Supongo que tendremos que ponerte una mordaza en la boca para que tus padres no escuchen cuando te estoy cogiendo", se burló, y me di cuenta de que su polla se estaba hinchando de nuevo. Supongo que el hecho de haber encontrado una solución a nuestro problema lo puso cachondo.

    "Está bien, será la venganza por todas las veces que los escuché a ellos."

    "Joder", fue todo lo que dijo Will y se inclinó hacia adelante para besarme, eventualmente dándome la vuelta y añadiendo otra carga en mi culo.

    Will conoció a mis padres un día antes de nuestra ceremonia de graduación. Consiguieron una habitación de hotel cerca de nuestra universidad, alquilaron un coche y nos invitaron a una cena elegante en la ciudad. Nunca había visto una sonrisa más amplia y más orgullosa de mí en ellos que cuando obtuve mi diploma. Al día siguiente, fuimos a donar la mayoría de las cosas que Will y yo ya no necesitábamos, y luego todos nos dirigimos al aeropuerto. Will había recibido un texto de felicitación de cada uno de sus padres, pero ninguno de ellos se había molestado en aparecer. 

    "Entonces, ¿hay algo sobre tus padres que necesite saber?" Will había preguntado una semana antes, mientras estábamos haciendo lentamente las maletas.

    "¡Beben mucho! Aun más que nosotros, si te los puedes creer."

    "Ya me gustan", dijo, doblando una sudadera.

    "Y sabes que Sven creció en Alemania, ¿verdad?"

    "¿Sí?"

    "Bueno… ¿ya sabes que ahí la desnudez no es gran cosa, y que mucha gente no tiene vergüenza de ser vista desnuda y todo eso?"

    "¿Estás... tratando de decirme que tu padre es nudista?"

    "No precisamente. Pero él pasa desnudo en casa. Sé que algunas personas pueden pensar que eso es raro, pero estoy acostumbrado a ello. Así que, sólo quiero asegurarme de que te sientes cómodo con eso".

    "Totalmente. Quiero decir, es algo que nunca pasaría en mi familia, pero oye… es su casa, además me deja vivir allí sin pagar alquiler, ¿quién soy yo para quejarme?"

    (Cuando les pregunté a mis padres si podía volver a casa, acordamos que Will y yo compraríamos nuestra propia comida, pero no pagaríamos el alquiler para poder ahorrar.)

    "Genial", dije, sintiéndome aliviado. " Aparte de eso no hay nada más. Son gente guay, estoy seguro de que se llevaran bien."

 

WILL:

    Debo admitir que me preocupé cuando Eric mencionó que a su padre le gustaba caminar desnudo. Todo este tiempo, había estado esperando que pasara algo malo, todo esto parecía demasiado bueno para ser verdad. ¿Puedo vivir sin pagar alquiler, estar con Eric, y finalmente experimentar la vida con una familia amorosa? Siempre tuve celos de lo mucho que Eric quería a sus padres, y no podía imaginar lo que hubiera sido crecer como un chico gay con padres gays como David y Sven.

    Pero entonces, la ansiedad y la duda comenzaron a aparecer. ¿Quizás los idealicé demasiado antes de conocerlos? Ahora me imaginaba a un hombre de mediana edad, poco atractivo, caminando desnudo, haciéndome sentir atrapado en una casa en la que me sentía incómodo.

    Resulta que no tenía que haberme preocupado. Cuando conocí a los dos padres de mi novio, me sorprendió lo guapos que eran. ¡Apenas podía apartar los ojos de ellos! Los dos se vestían elegantemente y parecían estar en una forma más que decente. Un gran contraste con mi padre y mi padrastro.

    Mi humor durante toda la noche fue pura euforia. Me estaba graduando de la universidad, tenía un lugar seguro para quedarme, ¡y viviría con otros tres hombres gays! Tuve suerte de que hubiera tanto que hacer esos últimos días de escuela, de lo contrario me habría derrumbado y llorado lágrimas de gratitud y felicidad delante de todos.

    Llegamos a la casa justo a la hora de la cena. Eric tenía razón: era enorme. Tenía tres pisos y un sótano. Eric me dio un tour y me mostró el gimnasio casero, la gran área de TV, y la cocina abierta. En la parte de atrás, había una gran piscina y un patio. La casa más cercana estaba como a cinco o diez minutos de distancia, así que el patio era completamente privado.

    Cuando todos nos reunimos en la cocina, David ya estaba haciendo la cena.

    "Bienvenido. Nuestra casa es tu casa", dijo Sven, repartiendo cuatro vasos de prosecco. "Salud: por los nuevos capítulos".

    "Salud", decíamos todos y tintineábamos con los vasos.

    "Oye, oye, oye, no", Sven me detuvo antes de que pudiera tomar un sorbo. "¡Hay que mirarse a los ojos!" dijo, sacudiendo un dedo entre mis ojos y los suyos.

    "Es una tradición", explicó Eric. "Tienes que mirar a cada persona a los ojos cuando animas, de lo contrario son siete años de mal sexo. ¡Mi padre se lo toma muy en serio!"

    "¡Bueno, no quiero siete años de mal sexo!" Sven se rió y le dio a su marido una rápida palmadita en el culo.

    "Mi error, lo siento", dije con una sonrisa. "Salud", repetí entonces el tintineo de vasos con Eric mientras lo miraba directamente a los ojos, luego David, y finalmente Sven. Sven me guiñó un ojo traviesamente mientras hacíamos contacto visual y vitoreábamos.

    "Entonces, ¿qué es lo primero que quieres hacer?" preguntó Eric.

    "¡Lo primero que quiero hacer es ducharme!" dije, sintiéndome asqueroso después de nuestro vuelo.

    "¡Yo igual!" dijo Eric. "Ven, vamos juntos".

    Se dirigió a nuestro dormitorio, y me sorprendió que dijera delante de sus padres que nos ducharíamos juntos. Obviamente compartimos un dormitorio para que supieran que tendríamos sexo, pero aún así me sorprendió oírle mencionar las duchas compartidas tan informalmente.

    Estaba feliz de que tuviéramos un baño en la habitación, pero el único problema era lo pequeña que era la ducha (la misma ducha que Eric había usado de niño). Aún así, estábamos decididos y los dos nos apretamos, lo que por supuesto llevó a que nos besáramos y nos hiciéramos una paja el uno al otro en poco tiempo. Pasamos unos 10 minutos tocándonos el uno al otro, luego salimos de la ducha y nos secamos, con nuestras pollas rígidas rebotando de arriba a abajo.

    "¡Fóllame!" me exigió Eric y me llevó a la cama.

    "Tenemos que bajar a cenar pronto", le dije, aunque yo también estaba muy caliente.

    "Será rápido", dijo y alcanzó la mesa de noche y sacó una botella de lubricante. "Esto ha estado ahí hace años, pero servirá".

    Eric se echó un poco en su mano derecha y se lubricó el agujero, arrodillándose delante de mí en la cama.

    Mi polla estaba dura como una roca y la metí dentro de Eric, que soltó un suave gemido.

    "Joder", dije, y empecé a follarlo. Me subí a la cama mientras Eric estaba boca abajo conmigo encima de él. Quería ser rápido, pero al mismo tiempo prolongar el placer al menos unos minutos más. Así que me tomé mi tiempo, follándome a mi novio en el dormitorio de su infancia, mientras sus padres estaban abajo haciéndonos la cena.

    De repente, llamaron a la puerta.

    "¡Joder!" dije e instintivamente alcancé la cubierta y la levanté sobre la parte inferior de nuestros cuerpos. Mi polla todavía estaba dentro de Eric.

    "¿Sí?" gritó Eric.

    En lugar de hablar a través de la puerta, David la abrió y miró dentro de la habitación. La cama estaba de cara a la puerta, a un par de metros de ella.

    "La cena está lista. No dejen que se enfríe", dijo, ignorando completamente lo que estaba pasando.

    "OK, ya venimos", dijo Eric, con la cabeza inclinada hacia atrás para hablar con su padre.

    "Apuesto a que sí", sonrió David y cerró la puerta tras él.

    "¡¿Qué carajo?!" dije, tratando de no gritar. Menos de media hora, y ya nos habían pillado. Y no sólo eso, mi polla seguía dentro del culo de mi novio mientras tenía una conversación casual con su padre, como si fuera la cosa más normal del mundo. Ninguno de ellos reaccionó exageradamente o hizo un gran escándalo. Sabía que debía sentirme avergonzado y perder mi erección, pero mi polla estaba literalmente más dura de lo que la había sentido en mi vida.

    "Estoy cerca. Sigamos", dijo Eric, dándose la vuelta.

    No necesitaba decirlo dos veces. Seguí adelante y con un par de empujones empecé a disparar dentro del agujero de Eric. Tan pronto como lo sintió empezó a correrse también, masturbándose y disparando por todas las sábanas. Ambos gritamos en éxtasis. "¡Oh sí! ¡¡Joder, sí!!"

Untitled_Artwork 121.png

    Tres minutos después estábamos sentados en la mesa del comedor con David y Sven, con el culo de su hijo aún lleno de mi semen. 

    Durante la cena hablamos sobre las oportunidades de trabajo en la zona, que en un pueblo tan pequeño eran muy limitadas. La comida era deliciosa y teníamos una generosa cantidad de vino. Cuando terminamos, Sven sirvió a todos un vaso de whisky. El alcohol parecía estar afectando a Eric y empezó a bostezar incontrolablemente, anunciando que pronto se iría a la cama. Yo no quería quedarme solo con sus padres todavía, así que fingí un bostezo y dije que también me iba a la cama.

    Eric se desmayó tan pronto como su cabeza tocó la almohada, pero yo me quedé una hora dando vueltas y pensando en todo lo que había sucedido ese día. Finalmente, sintiéndome frustrado por no poder dormir, me levanté y busqué mi hierba con la esperanza de que un blunt me ayudara. 

    Los padres de Eric sabían que ambos fumábamos hierba y les parecía bien mientras no fumáramos dentro de la casa. Me puse un par de calzoncillos sueltos y me dirigí al patio trasero. 

    No había nadie en el resto de la casa y todas las luces estaban apagadas, lo que me hizo suponer que David y Sven se habían ido a dormir.  Así que me sorprendió encontrar a Sven también en el patio, fumando un cigarrillo, mirando las estrellas. Como Eric me había advertido, estaba desnudo.

    "Hola", me saludó cuando me oyó acercarme.

    Sven estaba en gran forma para un hombre de su edad, pero eso no fue lo único que me llamó la atención. Estaba completamente liso del cuello para abajo, y tenía ambos pezones perforados. Sus pezones eran grandes, y estirados aún más por los pesados anillos de metal que colgaban de ellos.

    Mirando hacia abajo, tratando de no ser demasiado obvio, me di cuenta de que estaba bien dotado, y tenía un gran Príncipe Alberto colgando de la punta de su suave polla también.

    "Oye", respondí, tratando de sonar casual y no tartamudear.

    "¿No puedes dormir?"

    "No. Pensé en salir a fumar."

    "Aquí". Sven alcanzó su encendedor en la mesa, se acercó a mí y me encendió el blunt. Era la primera vez que otro hombre hacía esto por mí.

    Di una profunda bocanada de aire y luego exhalé. Nos sentamos en las sillas y fumamos en silencio durante un rato. Sven tomó un sorbo del vaso de whisky que estaba en la mesa. Hablamos de la casa y de cómo me sentía con todo. Cuando estaba a la mitad de mi blunt, Sven terminó su cigarrillo y su bebida, anunció que necesitaba mear y se puso de pie.

    Esperaba que volviera a la casa, pero me sorprendió verlo caminar hasta el borde del patio y soltarse, meando justo en la hierba. Intenté no mirar fijamente, pero encontré esto extrañamente cautivador. El piercing hizo que su orina se esparciera por todo el lugar. (No podría culparlo por mear fuera. Hacerlo en un baño debe ser un desastre con esa cosa puesta.) No estaba seguro de si la hierba ya me estaba pegando, pero sentía una forma que es difícil de explicar. Cálido, y contento, y curioso sobre lo que pasaría en el futuro. Mierda, quién podría culparme por sentirme confundido, toda esta situación era jodidamente extraña.

    Me senté a ver al padre de mi novio, desnudo como el día en que nació e igual de suave, sacudía su pene de arriba a abajo para sacar las últimas gotas de orina.

    "Buenas noches, hijo", dijo, agarró su vaso vacío y entró en la casa, dándome una palmadita en el hombro al entrar.

¡Importante! Si has leído este capítulo, por favor mándame un mensaje. Es importante saber si hay interés para continuar de traducir la serie entera. Los primeros 48 capítulos ya son disponibles en inglés

Si te gustaría ayudar con la traducción, escríbeme. ¡Muchas gracias a Josué!

IMG_4499.PNG
Logo Updated